Como se lucran las aseguradoras a costa de sus clientes

Cómo se lucran las aseguradoras a costa de sus clientes

Las valoraciones a precio de recambio alternativo, la declaración de siniestros totales o el cálculo a la baja del lucro cesante son sus principales prácticas de enriquecimiento. 

Compártelo en redes sociales:

Los accidentes de tráfico leves en España alcanzaron en 2019 su cota más alta en los últimos nueve años, según datos de TIREA (Tecnologías de la Información y Redes para las Entidades Aseguradoras). Concretamente, se produjeron un total de 1,94 millones de golpes de chapa, es decir, aquellos en los que no hay heridos. Casi un 20 % (385.000) tuvieron lugar en Andalucía. 

Imagina que eres el perjudicado de uno de estos accidentes y que la compañía de seguros del culpable del siniestro debe hacer frente a la reparación. Si sigues la actividad de ALTAYR en sus redes sociales sabrás que, “gracias” a los convenios entre aseguradoras, es tu propia compañía la que se hace cargo de los gastos, por lo que se volverá en tu contra velando por sus intereses económicos por encima de ofrecerte el servicio que le obliga la ley. 

 

Pérdida del valor de tu vehículo por recambios alternativos

Mercedes-Benz, Renault o Seat no fabrican alternadores, amortiguadores, baterías, lunas o frenos. Los compran a fabricantes específicos, que gravan la marca del fabricante de coches. Por ejemplo, BMW compra amortiguadores a BILSTEIN y estos graban la marca BMW en sus piezas. Este sería el recambio original (OEM) de un vehículo, que cuenta con la garantía de haber pasado un doble control de calidad, el del fabricante de la pieza y el del fabricante del propio vehículo.

Por otro lado, existe el recambio genérico (OE), esto es, el propio amortiguador BILSTEIN sin la marca BMW. Además, existe el recambio alternativo (IAM), el más barato y, habitualmente, de menor calidad. 

Cuando un perito valora los daños de un coche, debe hacerlo a precio de recambio original. Solo puede valorar a precio de recambio genérico o alternativo si el cliente tiene ya montado ese tipo de recambio o lo autoriza expresamente; por ejemplo, para abaratar la reparación y evitar que sea declarado siniestro total. Esta es la teoría, pero ¿qué ocurre en la práctica? Que muchas compañías de seguros obligan a los talleres a montar recambios genéricos o alternativos, lo que supone incumplir la ley y, por supuesto, causar un grave perjuicio al asegurado. En términos económicos y de seguridad. 

 

Lucro cesante o falta de facturación 

Si, además, realizas una actividad mercantil con el vehículo siniestrado (repartidor, taxista o veterinario), ¿qué pasa?

Tienes la opción del vehículo de sustitución, pero este probablemente no estará adecuado a tu actividad (taxímetro o utillaje de veterinaria, por citar un par de ejemplos). En tal caso, la aseguradora deberá reparar tu coche y pagarte la pérdida de facturación o lucro cesante al no poder desarrollar tu actividad durante el período que estás sin coche. 

Pero ¡que no te engañen! Aunque algunas compañías querrán calcular esta cifra en función de las horas de reparación, deben tenerse en cuenta todos los días en los que no has tenido disponible tu vehículo para trabajar. 

 

Siniestro total

El tercer y gran perjuicio de los clientes es cuando su coche se declara siniestro total. En muchas ocasiones, esto sucede porque a la compañía de seguros le sale más barato que la propia reparación, no porque el vehículo no pueda arreglarse. Ellas ganan y los propietarios se quedan sin vehículo y con una indemnización con la que no podrán comprar uno similar. 

Y esto ocurre, de nuevo, a pesar de lo que dicta la ley. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) afirma que la reparación y la voluntad del usuario prevalece frente a la de los seguros. Tan sencillo como que, si el cliente quiere reparar, se debe reparar, y si no, se le pagará el valor de reposición. Este es igual a la suma del valor del mercado más una cantidad porcentual en la que se incluyen gastos administrativos, así como un cargo extra por las dificultades de encontrar un vehículo de prestaciones similares o por la incertidumbre sobre su estado y correcto funcionamiento. Pero como dice el refrán: “del dicho al hecho…”

Se puede concluir, por tanto, que en esta relación de tres las aseguradoras solo miran por su interés económico, en detrimento de clientes y talleres. La unión de estos dos últimos, con intereses comunes, puede reducir la posición de fuerza de las primeras. En ALTAYR trabajamos para conseguirlo. 

Últimas novedades
Los talleres y su techo de cristal
Los talleres y su techo de cristal
04 de Enero de 2021
Como se lucran las aseguradoras a costa de sus clientes
Cómo se lucran las aseguradoras a costa de sus clientes
08 de Diciembre de 2020
Caso de exito: Mapfre Espana condenada a pagar mas de 2.600 €
Caso de éxito: Mapfre España condenada a pagar más de 2.600 €
28 de Octubre de 2020
ALTAYR en Facebook